Un vodevil refrescante y divertido para el estío madrileño